26.5.08

LA ÚLTIMA PIEZA



Su última noche de amor.
Ella lo ve como la primera, cuando él se le acercó en el club y le pidió una pieza de baile.
Ella miró a su madre, que cabeceaba en la silla, y le dijo que sí.
Sí porque le gustó, sí porque sus ojos eran celestes y buenos, sí porque era mayor que ella, fuerte, apuesto y lleno de hombría.
Sí, padre, le dijo al sacerdote.
Sí, le dijo a los contratiempos y los problemas familiares.
Sí a la mala salud de él, a su genio impredecible, a sus arranques y silencios.
Sí a sus pies calentitos noche a noche, a los viajes por el mundo, al velero compartido, a la casa de la playa, al golf, las fiestas, el mar, las deudas, la quiebra, los hijos, los nietos.
Sí al amor y la fidelidad que él le juraba.
Sí a las bodas de oro y a no ir a la peluquería por no dejarlo solo.
Sí a sus caricias, a su veneración, a la vejez que los sentaba frente al televisor porque él ya no podía ir al cine.
Sí a los dolores de espalda por ayudarlo a caminar.
Sí a todo lo que fuera estar con él.

Tampoco esta noche lo dejará solo, aunque no le den los huesos y todos se retiren a dormir.
Se instala a su lado y lo admira sin pausa.
Si pudiera, se acostaría con él.
Cuánto te ha amado, repite bajito, mientras acaricia su piel helada y le besa los labios que la funeraria ha sellado para siempre, por cuestión de dignidad.

(Que descanses, tío querido)

12 comentarios:

kiantei dijo...

Me llené de lágrimas porque no es más que exactamente el mismo camino al que quisiera algún día llegar.
Y un amor así no se muere, no lo vence nada, no me cabe duda.
Precioso escrito, precioso Laurita.

Sole dijo...

Un amor tan grande, que mantendrá vivo el recuerdo de la persona amada, por mucho tiempo.
Un abrazo de consuelo en este trance.

Bettina dijo...

Esos amores no pasan jamás. Esos amores son eternos y perdurarán por siempre aún cuando los protagonistas ya no estén físicamente.
El tema que se plantea es cómo seguir. Pero se sigue, ellas/ellos siguen porque muy dentro de su ser saben, intuyen, que el reencuentro será sublime, y si que lo será.
Un abrazo Laura.

Charruita dijo...

Sin palabras.
Un texto demaciado fuerte para mis ojos. Te dejo un abrazo inmenso.
Y me guardo en mis favoritos tu post.

Magic dijo...

Me hiciste llorar.

Elèna Casero dijo...

¡Eso sí que es amor!

¡precioso!

LauraBaires dijo...

Kiantei, no es un camino fácil. Pero nada en esta vida se consigue sin esfuerzo. Un besito doble!

Sole, gracias por tus ojos y tu abrazo.

Bettina,¿cómo seguir? Buscando mundos que dejaste sin explorar, si te quedan ganas, claro está. La otra alternativa es la ilusión del reencuentro.

Charru, me has salido tan sensible!!! Y si me renuevas la invitación para visitar tu blog? Otra vez me han rebotado tus blogui-bouncers!!!! Besos grandes, Vic.

Magic, es triste, sí. Vete a disfrutar de tu vida y tus amores, dale. Besito.

LauraBaires dijo...

Elena, te he pensado mucho estos últimos días. Gracias por tu visita!

Hurricane dijo...

Ultima noche de amor, pero sobre la tierra, porque es evidente que después de esa noche ambos van a estar esperando el reencuentro.
Hermoso, realmente.
Saludos

Charruita dijo...

Laurita jeje si, no lo parece pero soy sencible y todo!
che nena te deje la nueva dire de mi blog worpress hace un toco y ni te desayunaste!

aca va por segunda vez:
http://lacasadevic.wordpress.com/

todo el mundo puede leerlo pero son pocos los que pueden dejar comentario jeje viste como es...no todos se quedan en el reino de los cielos,
besote...

lola ymaz dijo...

Qué lindo Lauri , te felicito...cuánta emoción... beso, lola

Mariacamila Galindo dijo...

Hasta que punto soy incapaz de retener una lagrima.
Perfecto.