15.7.06

El Edén del repulgue


A veces nos ocurren cosas insólitas...

Era mediodía e iba yo caminando por una concurrida zona de Belgrano, absorta en mis típicas disquisiciones poco prácticas. De repente, mi visión periférica capta una imagen bastante inusual. Varias capuchas puntiagudas de color beige avanzan a brincos de saltimbanqui hacia la otra vereda, la de la plaza. ¿Qué es eso? ¿What’s that? ¿Kej’ eso?, me digo. Para no perder la costumbre, pienso en catástrofes y pongo cara de espanto. ¿Será el ku klux klan? ¿Un asalto comando sado-humorístico? ¿El éxodo rebelde de todos los conitos de la pista del ACA donde se rinde examen de conducción, agigantados y decolorados por la bronca de que siempre los volteen?

¿Quiénes son?

Me aproximo, agudizo la vista y me percato de que la capucha cónica presenta bordes redondeados, rematados por algo que se apela repulgue y que funciona como mecanismo estantarizado para cerrar las empanadas de carne, de queso, de humita, de verdura, de jamón y queso, de queso y choclo, y las que hacen a la vuelta de mi casa con mozzarella, tocino y ciruelas laxantes.

Ya de cerca percibo también que la mal llamada capuchita no les cubre solamente la cabeza, sino gran parte del cuerpo, y que sólo les deja al descubierto los gráciles piecillos, enfundados en pantuflones amarillo patito. A título decorativo, las capuchas llevan pintados ojitos, nariz y una boca digna de comercial de dentífrico. Son nada más y nada menos que 8 empanaditas humanas, que desfilan contentas junto a un pequeño camión blanco con la insignia “Empanadas El Edén”, cuyos altoparlantes incitan al público, entre estridentes melodías, a probar los nuevos sabores y las grandes promociones de su flamante local gastronómico.

Al llegar a la plaza, el camión estaciona con la música a todo volumen, y las empanadas hacen una ronda para iniciar un sonoro batido de palmas al son de la melodía. Una de las repulgadas bailarinas, que luce un color ostensiblemente más dorado que el resto, avanza hacia el interior del círculo y, al compás del ritmo, comienza a ondular su cuerpo con ardoroso candor. Las demás le sonríen devotas (nunca han parado de sonreír) sin dejar de agitar sus palmas ni sus pies. La música sigue. El anuncio también: Empanadas El Edén, elaboración casera, venga ya. La plaza se colma de miradas atentas y enorme apetito colectivo. Las empanadas continúan allí. Y yo también, no me explico por qué. Sentada en un banco junto a un ombú, observo el baile hasta el final.

En ese momento, la más doradita de las empanadas - la que había ocupado el centro de la ronda - se apoya en una parte del ombú y, con arte y acalorado fastidio, se quita el disfraz de abajo hacia arriba. Primero las piernas, robustas macetas de venas acentuadas. Luego la cadera, que desde atrás parece un enorme almohadón deformado; luego la espalda, ancha y con repliegues de corpiño y grasa; y por último, la melena ondulada con frizz de junio -pero en julio. Cuando gira la cabeza, veo una nariz respingada, labios carnosos y un profundo sex appeal que se impregna en la parte de abajo del banco (donde todos pegan los chicles). Y, aunque con algunos dientes menos, reconozco al instante la envidiada imagen de mi adolescencia: ¡Eva Martínez!

Así, como siempre...Eva, al natural y rodeada de palmas, miradas y apetitos.
Eva…la del Edén
¡La deliciosa Eva!

Aclaración: continuación del post ¿Qué será de ti?

9 comentarios:

Alicia R. dijo...

¡Ay, qué envidia! Yo nunca pude ver una empanada "al desnudo" :-)

xuxu dijo...

Bueno Laura, pues ya m puedo ir a dormir sabiendo q s ha hecho d la tal Eva Martínez.

Q desperdicio, ¿no? Tanto encanto y sex-appeal para acabar dentro d una empanadilla...

Ok, pues q sepan todos q a pesar d las coincidencias iniciales, yo no tengo nada q ver con esta chica. Aclaro: normalmente las empanadillas acaban dentro d mí, no yo dentro d ellas... Y espero q esto siga así por muchos muchos años... :-)

Bona nit o bon dia! (Lliçó n. 2)

PE dijo...

Las coincidencias de la vida te llevan a descubrir insolitas costumbres que nos socegan en un abrir y cerrar.
Besos

PE

xuxu dijo...

Pe o quien sea, disculpad la ignorancia pero ¿qué significa "socegar"? Es q en el ehpañó de Ehpañia (y olé!) no lo tenemos... He buscado en el DRAE y en el Moliner y nada... ¿Me lo contáis en un momento?

*Ejque mira q habláis raro...!!! :-) :-)

Saluditos electrónicos,

lauraBaires dijo...

Alicia, no la vi al desnudo...tenia una calcita muy pegadita. Como cascarita de cebolla, viste?

Xuxu, es que acaso no tenés palabra, mujer? Es posible que, aunque no seas Eva, te asemejes mucho a ella... y a su evolución. Bon dia!

Sosegar significa calmar... Estar sosegado es estar calmado.

Muchas veces les digo a mis hijos... Chicos, sosiego, SO SIE GO, a lo cual me chiquitín me ha respondido.... Mamá, no soy ciego!!!
(claro, estas confusiones sólo se dan entre quienes no pronuncian la C con sonido de Z...o sea, los lationamericanos)

Hablando con gente me di cuenta de que este espectaculo de las empanadas, que me pareció una ridiculez de carcajada, para otros es algo de lo más normal porque lo han visto infinidad de veces...

Y yo quedo riéndome sola...
Qué boluda!

xuxu dijo...

Aaaaaah, es "sosegar"... es q como estaba escrito "socegan" creía q era otro verbo.

Bueno, pues ya t contaré como voy evolucionando. D momento, no está entre mis planes inmediatos meterme dentro d una empanada pero quién sabe lo q m depara el futuro... No descarto nada. T mantendré informada.

Petonets,

vane dijo...

por suerte uno a veces encuentra a sus evas! a mi me paso en una reunión de ex alumnas donde me senti la reina del curso, despues de 10 años de egresar!!!
jajajja!!!!!

lauraBaires dijo...

Revanchas de las que sólo entendemos las mujeres....zorras brujas!!!

Vane, vos sos una reina...no te habías dado cuenta?

Anónimo dijo...

Where did you find it? Interesting read film editing schools