13.12.06

¡Llegó el pelo de Lucía!


Ya llegó Lucía con su pelo brillante. Ya está aquí, donde siempre debió estar. Junto a esa madre que tragó la sal venenosa de su llanto el día que le dijo adiós y, aunque muerta por dentro, siguió limpiando los zapatos y los inodoros de quienes pudieron pagar sus servicios en tierra extranjera.

Lucía quedó atrás porque no había otra alternativa. Al principio esperó a su madre junto a las rejas de la ventana, pero luego comprendió que lo mejor era matar las horas y los años jugando al olvido. La criaba su tía junto a su prima, en espera del giro mensual que justificaba la ausencia. Con él se pagaba el sustento de las tres, el arreglo de los dientes cariados y la cinta adhesiva que mantenía firmes las fotos de su madre, llegadas de Buenos Aires junto a un cubrecama rosa que la envenenaba de suavidad. Lucía lo acariciaba como si acariciase el rostro de su madre; su madre que a lo lejos acariciaba la almohada y la estrujaba y la empapaba y se levantaba con los ojos rojos para empezar a fregar. Lucía extrañaba el pelo de su madre y su madre peinaba pelos ajenos para poder llegar a ella. Los peinaba y los besaba, soñando el día en que olieran a su sangre.

Hoy ya peina el pelo de Lucía. Y peina el pelo de mis dos hijos. Y se ríe a carcajadas de las monerías de los tres cuando salen de la ducha y se ponen el pijama. Y los besa y se ríe.

Y esto durará todo el verano. Y quizás más.
Es sólo una prueba, accedió mi marido. Es sólo una prueba, quise convencerme yo. Probar cuánto molesta ver el pelo de la pequeña Lucía en el desagüe de nuestra bañera. Probar cuánto le resta la felicidad ajena a la felicidad propia, y hasta dónde llega el tan noble discurso de la generosidad.
Es una prueba.
Y por ahora nos reímos.

16 comentarios:

Ana dijo...

Valiente y hermosa tu prueba. Toda la suerte!

charruita dijo...

Laura, gracias por la prueba.
No todos harian algo asi.
Seguro la vida los colmara de bendiciones...a todos...a Lucia ya la esta colmando y a ustedes tambien aunque deje pelos en la banera.

Un abrazo.

Bettina dijo...

Ay Laura me has hecho llorar! Mi necia cabeza no llega a comprender que una madre deje a un hijo aunque no juzgo y se que hay miles de motivos que yo no tengo. Prueba, siga probando y ojalá se adapte y ojalá os adaptéis y ojalá nunca más se tenga que separar de su madre y esta le pueda seguir oliendo el pelo que te deja de a poco en la bañera.

Anónimo dijo...

Si no se prueba, no se sabe.
Suerte!

(intento como anónima pq ya me ha rechazado varias veces el comment)

Liter-3

nika dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nika dijo...

hola Laura,

gracias por visitarme.

tus palabras han sido una telaraña muy fina que me han dejado atrapada, por unos instantes, en el mundo que nos describes.

una prueba... cuando el corazón da el gran salto y decide probrar en serio ya no hay vuelta atrás.

que la felicidad se multiplique en la vida de todos.

besos, hermosa.

Anónimo dijo...

Nuevo integrante en la familia peluquín :)
Nueva oportunidad de felicidad para dos seres que estuvieron distanciados, necesitados del mutuo afecto.
Nuevo desafío de convivencia y solidaridad para los residentes del mismo techo. Aplaudible.

Como siempre, tus textos excelentes. En este caso, cruel y de gran sensibilidad al mismo tiempo.
MARIADELNORTE

charruita dijo...

Que cuernos pasa con BLOGGER! no se puede comentar en Beta. Ni siquiera en mi nuevo blog puedo poner mis propios comentarios...grrrr hay que demandar a estos rejijos...

La Rosa Roja dijo...

Laura, yo apuesto a la esperanza, yo apuesto a los cambios, a la evolución de los seres humanos. Te felicito por dar la oportunidad de la prueba!!!

srtahoneychurch dijo...

Rodearse de felicidad da siempre más felicidad, siempre y cuando se valoren los esfuerzos.
Enhorabuena por vuestra decisión!

lauraBaires dijo...

Ana, gracias!

Charru, los pelos en la bañera son simbólicos de la carga de otro humano sobre las espaldas. Por ahora, no pesa nada. Otro abrazo para vos.

Bettina, muchas personas sufren tan poca libertad de elección en la vida, que optan por lo menos peor. Por suerte, aún no nos ha tocado...y ojalá nunca nos toque.
Besos

Liter anónima, probar es la respuesta.


Nika, gracias también por tu visita. Es cierto: no hay vuelta atrás. Espero comprometerme con ello, con tanta seriedad como has demostrado vos.

María, ojalá la familia peluquín (el papá no usa, pero lo necesitaría) responda como debe a sus buenas intenciones. Gracias por tu apoyo constante. No me canso de decirlo. Besos

Charru, blogger no está uniendo en el rapto de rabia. Pero yo ya lo tengo más o menos domado.

Rosa Roja, yo tb apuesto a la evolución y el cambio. Aunque sea pequeño, siempre es mejor que ayer. Un besote

Srtahoneychurch, te juro que los esfuerzos se valoran. Es por eso que los hacemos...por la responsabilidad que vemos del otro lado.

Un abrazo de sábado soleado y caluroso

gonzalo dijo...

mirar dentro de dos ojos nuevos. un esfuerzo necesario.

Anónimo dijo...

A ver si puedo dejar comentario, que blogger me tiene castigada.
Adelante con la prueba. ¡Seguro que se supera con nota brillante!

Un gran beso, Laura, siempre me conmueves.

Arare

Lurdena dijo...

Suerte y ánimo.

Un beso

lauraBaires dijo...

Gonzalo, profunda poesía la tuya!

Arare, gracias por la visita y tus comentarios generosos de siempre. Besos, amiga.

Lurdena, gracias y besos para vos.

Ernestina dijo...

Te aplaudo Laura, admirable lo que haces y el hecho de que reconozcas la posible imposibilidad de que se sustente en el tiempo..
Felices fiestas para vos y tu gente!Cariños