5.9.06

Cámaras cómplices


Hace unos días fui a ver la última película de Almodóvar: Volver. Si bien no puedo afirmar que me gusta el cine de Almodóvar, he visto casi todas sus películas y, cual más cual menos, siempre las disfruto. ¿Por qué será?, me preguntaba ayer. Los argumentos no suelen ser demasiado contundentes. Y si lo son, en general no se ahondan en todo su potencial. Tampoco conozco a Almodóvar como persona. No lo he escuchado hablar por televisión (soy una irremediable negada de la pantalla chica) ni he leído muchas entrevistas con él, más que algún pequeño comentario que resultaría irrelevante a la hora de emitir juicios.

¿Qué es lo que me atrae entonces? Creo que se trata del absurdo. Su obsesión de posar la cámara en esos detalles idiotas del ser humano que nos hacen reír de tan reales y tan nuestros. Me gusta reírme de mí misma, me gusta reírme del intento infructuoso de esconder nuestras bajezas, de "civilizar" nuestro gran lado animal, de hacernos los buenos, los poderosos, los correctos.

Reparar en el bolo alimenticio que se escapa de la boca de un prestigioso orador para aterrizar en la solapa del interlocutor. Recalcar los interminables giros de la hija de la finada, besada en círculo por las viejas llorosas del velorio, con lágrimas de secado instantáneo ante la aparición de un objeto de chismorreo. En fin, tonteras que bien se podrían encontrar en esas comedias de Hollywood que detesto, pero que en Almodóvar adquieren un sabor especial por estar sazonadas con su dramatismo grotescamente afectado.

Almodóvar posa la cámara donde yo poso mis ojos y, agigantados, muestra esos sinsentidos acartonados de los que me gusta reír. Supongo que me ofrece una especie de complicidad ante las ridiculeces e hipocresías de la vida...

7 comentarios:

charruita dijo...

Casualmente en Hollywood empieza un homenaje a Almodovar, donde proyectaran casi todas sus peliculas.

La diferencia que encuentro entre esas comedias de Hollywood, y el cine de Almodovar, es la pasion, la ironia, y el arte. Tres cosas que a Hollywood le quedan grande.

Bueh refiriendome al cine comercial claro, como dijo alguien en mi vida no es cine es entertainment jajaja

Volver no anda por aqui aun, pero este finde estrenaron Princesas y me seduce pasar por el cine, cosa que jamas voy. Prefiero el DVD.

Besos...

xuxi dijo...

Hola Laura,

Ya estoy por aquí. M he puesto al día con tu blog. Estás q t sales, nena. M has hecho reír con lo del aeropuerto. Q chula eres!
M has hecho llorar con lo d tu hermano; es triste y desgarrador, pero desgraciadamente en todas las familias hay ramas retorcidas... bueno, no q esto consuele mucho, ¿no?
Lo del shopping m ha parecido muy atinado. Yo estoy encantada con el vestido q llevo hace... buf...casi 14 años. El tejido es d calidad, solo q ocasionalmente el corte s m antoja algo clasicón, no sé, como seriote, ¿sabes? Con unos retoques por aquí y por allí podría quedar más sexy y divertido. A veces fantaseo con otros vestidos q veo en los escaparates (como hace todo hijo d vecino, ¿no?), pensando q quizás m sentarían mejor, pero da una pereza probarlos... Además al mío l he cogido mucho cariño y m siento tan cómoda con él...

En cuanto a lo d Almodovar, tienes razón, a mí tb m atrae lo absurdo d su humor. D sus pelis la q más m gusta con diferencia es "La ley del deseo" con Carmen Maura en un papel impagable.

Para Charruita: No t pierdas Princesas, es durilla pero vale la pena. M arrebata Candela Peña, la prota; con su frescura habitual hace muy creíble el personaje.

Saluditos,

Vade retro dijo...

Laura..La mala educación fue la última que ví de Almodovar y me encantó.
De Volver he leído buenas críticas.
Charruita... ve a ver princesas, Fernando León de Aranoa se supera en la descripción del mundo de la prostitución.
Besitos para ambas.

lauraBaires dijo...

Charru, lo has definido bien. Son la pasión y la ironía lo que diferencian a Almodóvar del entertainment circundante.
Y andá al cine, dale, que es una linda salida. Tiene cierto aire retro que la hace mágica. Besitos para vos.

Xuxi, bailo y bailo de contenta con tu regreso. Siempre agregas sal a mi blog y mis ideas. Sos el alcohol del fuego..¡o el fuego del incendio! Me encantó lo de "tejido de calidad aunque algo clasicón". Es una ecuación bastante típica, te diría. Los retoques divertidos seguro que los das vos.

La fuerza del deseo es una de las películas más elaboradas de Almodóvar. Es muy profunda. Calculo que es autoreferencial y por eso, lleva su alma.

Vade, a mí tb me gustó La mala educación, sobre todo el mejicanito de Bernal que, si se queda sentadito, es un bombón (ni que yo midiera metro ochenta!). Desde que lo vi en "Y con tu mamá también" (genial), no le pierdo el rastro.

Espero ansiosa el estreno de Princesas que, según he leído, ya viene llegando al culis mundis.

Un beso, chicuelas. Ha sido ameno cafecito. Que se repita.

PE dijo...

Hablando de detalles idiotas,en su ùlsitma pelicula(Volver) me cagué de la risa cuando optó por hacer una toma desde arriba(contrapicada,algo me quedó de Comunicación Socia,jajja)de los pechos de Penélope Cruz.

PE

lauraBaires dijo...

Sí, sí, sí...a eso me refería PE!! A esas tonteras que arrancan sonrisa porque nos sentimos reflejados en ellas.
La imagen de la hija de la finada girando con los besos de las viejas tb fue de contrapicada. Fá! qué culta me hago con tus lecciones!

Araucaria2006 dijo...

A mí en gral. las películas de Almodovar me gustan, aunque como vos , no se explicar exactametne porque ya que sus argumentos tienen siempre visos irreales. Me hacen reir las situaciones ridículas que presetna. Me entretiene y me deja pensando en su enfoque de la diversidad. Es algo que está presente en sus películas y que no deja de chocarme un poco.Será quizás un tema cultural ?..., no sé.